Guías de Viaje

Visita también nuestras guías de:


Buscas casas rurales en Girona? Descubre Naturaki.com.


 

Un día en Girona: Ciudad Monumental


Como dice la canción: "Girona m'enamora a mi, t'enamora a tu, enamora a tots,... Girona!" (Girona me enamora a mi, te enamora a ti, enamora a todos,... Girona!".

Yo nací en Girona y he vivido en esta ciudad la mayor parte de mi vida. Suele pasar a menudo que los habitantes de una ciudad son los primeros en olvidar las maravillas y gracias de su ciudad, puesto que no sabemos valorarlo como lo hacen los turistas o extranjeros.


Vistas de la Catedral y Sant Feliu en Girona.


Y tanto es así que el otro día vinieron unos amigos de lejos y les invité a pasar el día en Girona. Yo hacía días que no paseaba por sus calles, así que aquel día me sentí como una turista más. Y me gustó.

Mis amigos llegaron en coche por la autopista y dejaron el coche aparcado en la zona conocida como La Devesa, en concreto, en un parking muy grande que hay para coches. Para llegar a este parking, hay que salir por la salida Girona-Norte de la Autopista y dirigirse hacia el centro. Enseguida se encuentra este parking, que es muy grande y gratuito, aunque en las horas punta y los fines de semana suele llenarse mucho.

Lo primero que hicimos con nuestros amigos fue ir a desayunar en una terracita encantadora que está en la Plaza de Sant Feliu. Girona es ciudad de leyendas y es en esta misma plaza donde encontramos la primera. Justo después de cruzar el puente encontraréis una estátua de una leona subiendo una columna. Se dice que, quien bese el culo de esta leona, o bien nunca más abandonará Girona o, si lo hace, algún día regresará.


La Catedral de Girona, durante la exposición de flores.

Acto seguido, llevamos a nuestros amigos a ver la Catedral de Girona, conocida mundialmente por ser la única catedral con una única nave. De hecho, en el momento de su construcción, a principios del siglo XI, cuando decidieron crearla con una sola nave, la gente de la época pensó que se derrumbaría. La nave es de estilo gótico y es de una monumental espaciosidad. El ambiente relajante y tranquilo del interior de la catedral es, sencillamente, increíble. La fachada es de estilo barroco, y para acceder a la catedral hay que subir una escalinata de aproximadamente 100 escalones. Y decimos aproximadamente porque, aunque lo he intentado en varias ocasiones, nunca soy capaz de contar el número exacto de escalones!


Horario de la Catedral
: De lunes a domingo de 10 a 20,00 h. Para entrar hay que pagar entrada, el precio es 3 euros para la entrada normal y 2 euros la reducida. Incluye la visita a la nave, el claustro (precioso) y el Museo (donde hay el Tapiz de la Creación, una joya del arte románico), todo con audioguía en varios idiomas.

Después de visitar la Catedral fuimos a los Baños Árabes, los cuales están muy cerca de la Catedral, en pleno corazón del Casco Antiguo de Girona. Es un edificio de estilo románico construído en el año 1194. Imitaba la estructura de los baños musulmanes y, de hecho, hay cinco salas que durante el siglo XX fueron rehabilitadas para los visitantes. El precio de la entrada es de 1,60 euros y la reducida es de 0,80 euros.

Acto seguido, hicimos un recorrido a pie por toda la Judería de Girona, paseando a lo largo del Paseo Arqueológico, el paseo que empieza subiendo unas escaleras de piedra justo saliendo de los Baños Árabes, en frente. Es un paseo muy tranquilo, se respira una paz increíble, casi ni me acordaba. Al final, llegamos al Jardín de los Alemanes, un lugar con un encanto especial, así como también los Jardines de la Francesa, un poco más abajo. Para mí siempre ha sido un rincón mágico, con un aura indescriptible.

Es precisamente en el Jardín de los Alemanes donde empezamos nuestro recorrido por la Muralla Romana, o lo que queda de ella! Puedes hacer un recorrido bastante largo, disfrutando de las magníficas vistas sobre la ciudad des de lo alto de sus torres. Es un paisaje indescriptible.


Vistas de la Catedral des de la muralla.

Al final de la muralla, descendemos hasta la zona de la Universidad de Girona, donde aún podemos aprovechar para sacar unas últimas panorámicas de la ciudad. La paz es sorprendente. El edificio que alberga la Universidad es precioso, fue recientemente restaurado y  merece la pena de ver.

Una callezuela de la Judería, con la Catedral de fondo.


Al final acabamos llegando a las estrechas callezuelas de la Judería: la calle de la Força, la calle Ballesteries, calle de les Ferreries Velles... Son callezuelas con mucho encanto, con tiendas pequeñas, bares, terrazas y mucha vida.

Hemos andado mucho, estamos un poco cansados y, además, es la hora de comer. Esta zona donde nos encontramos ahora es un buen lugar para ir de tapas, pensamos.

Y, al final, acabamos llevando a nuestros amigos a comer unas tapas en la Plaza de la Independencia, popularmente conocida como la Plaza de los Cines. Hace sol, hay ambiente, y tenemos hambre.

Ha sido un día precioso paseando por la parte antigua de esta ciudad, Girona. Ya no recordaba que fuera tan bonita y que tuviera tanto encanto. A veces es necesario que los visitantes nos obliguen a darnos cuenta de lo que tenemos muy cerca. Y, quien sabe! Quizás la leona al final tendrá razón y nuestros amigos volverán a visitarnos pronto!
 
 
Estas escapadas han sido escritas por Marian Jubany y Narcís Vilà. Revisada en Mayo de 2010.
Una iniciativa de Comexus Networks, SL. NIF: B-17689324. Todos los derechos reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial. No la copies, mejor enlázala. ;-)