Guías de Viaje

Visita también nuestras guías de:
 

La Ciudad del Vaticano


Muchas son las personas que se acercan a Roma sólo para visitar los Museos Vaticanos y la Basílica de San Pedro, y es comprensible porque son una joya de la Humanidad.

Los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina



La famosa escalera de entrada a los Museos Vaticanos.

Para poder visitar los Museos es importante que planifiques bien qué día de la semana tienes previsto visitarlos, porque hay días en que están cerrados al público o cierran antes de lo normal. Asegúrate bien qué días está abierto y qué horarios hacen. En general, suelen abrir a las 8,45 de la mañana y cierran por la tarde, hacia las 16,45. El precio de la entrada es de 12€, y no incluye la entrada a la Basílica.

Es importantísimo que el día que decidas visitar los Museos madrugues un poco e intentes llegar a los Museos a las 8 de la mañana. Las colas que se forman para entrar a los Museos son larguísimas, hay gente que incluso se planta ahí a las 7 de la mañana. Nosotros llegamos a las 8,15 y no entramos hasta las 10,45.

Si vas un poco rápido, con dos o tres horas puedes ver bien los Museos hasta llegar a la Capilla Sixtina, que está al final de la visita.

En los Museos tampoco vas a poder sentarte mucho porque casi no hay bancos. Así evitan que se aglomere mucha gente, lo cual te obliga a verlo todo un poco rápido. A pesar de todo, es una visita obligada si te gusta el arte, lo vas a pasar bien. Y qué decir de la Capilla Sixtina? Es, simplemente, impresionante!

La Basílica de San Pedro


La Basílica de San Pedro es el edificio más importante de la Ciudad del Vaticano. Es de una belleza deslumbrante y mires donde mires nunca dejas de sorprenderte. Su construcción se inició el año 1506, durante el papado de Julio II, y se terminó en el 1626. Fueron muchos los arquitectos y artistas que participaron en su construcción, como Miguel Ángel, Bramante, Rafael o Gian Lorenzo Bernini, que fue quien proyectó la playa y la columnata.

No dejes de visitar la cúpula de Miguel Ángel, que se encuentra justo encima del Altar Mayor. Tiene una altura de 119 metros y un diámetro de 42,5 metros.

Para acceder a la Basílica también vas a tener que hacer un poco de cola, pero no tanta como en los Museos. Las medidas de seguridad son numerosas, aunque te van a permitir hacer fotografías. Vale la pena.


Interior de la Basílica de San Pedro.

¿Qué más puedo ver en Roma?

 
 
Esta guía de Roma ha sido escrita por Marian Jubany y Narcís Vilà . Revisada en Mayo de 2010.
Una iniciativa de Comexus Networks, SL. NIF: B-17689324. Todos los derechos reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial. No la copies, mejor enlázala. ;-)